By URL
By Username
By MRSS
Enter a URL of an MRSS feed
 
or

CIUDAD DEL CABO -- Alemania fulminĂł a Argentina, la goleĂł con toda la contundencia con la que venĂ­a ganando la albiceleste, puso al descubierto las miserias del equipo de Diego Maradona y, de paso, demostrĂł al mundo que no es un candidato casual al Mundial de SudĂĄfrica sino un favorito serio.Como hace cuatro aĂąos, Argentina cayĂł en cuartos y ante el mismo rival. Pero entonces lo hizo en la tanda de penaltis y ahora bajo una tormenta de goles germanos. Por quinto Mundial consecutivo, Argentina cae ante una selecciĂłn europea y lo hace un dĂ­a despuĂŠs de que perdiera Brasil frente a Holanda en la misma ronda, poniendo en duda el presunto dominio futbolĂ­stico de LatinoamĂŠrica.Los germanos se cuelan entre los cuatro mejores del mundo tras haber dejado de lado a dos de las favoritas, primero a Inglaterra y luego a una Argentina que no conocĂ­a la derrota, que venĂ­a dejando muestras de contundencia ofensiva y ambiciĂłn.El equipo de Maradona perdiĂł porque se enfrentĂł a un rival mĂĄs serio, que sacĂł partido de todas las carencias que hasta ahora habĂ­an quedado tapadas por su contundencia ofensiva, por la potencia de su delantera, autĂŠntica dinamita que habĂ­a desarbolado a todos sus rivales sin necesidad de orden tĂĄctico, de disciplina.Pero contra Alemania eso no fue suficiente. Las estrellas albicelestes no brillaron. Messi anduvo menos presente y el equipo se derrumbĂł como un castillo de naipes, como un gigante con los pies de barro. Cuando fallĂł la pegada, no habĂ­a nada para suplirlo.PerdiĂł un partido que se puso cuesta arriba desde el minuto 3, cuando MĂźller, el joven jugador que hace cuatro meses Maradona habĂ­a confundido con un recogepelotas y que ya lleva cuatro tantos en este Mundial, anotĂł el primero de la tarde en el minuto tres. No obstante, Muller no marcarĂĄ en las semifinales, porque vio una amarilla que le impedirĂĄ jugar esa ronda.El marcador en contra pesĂł como una losa. Argentina descubriĂł una situaciĂłn inĂŠdita, desconocida para un equipo acostumbrado a remar a favor de corriente, arriba en el marcador y no a verse con prisas, urgencias y obligaciones.